Menos que amantes, más que amigos

Han pasado más de tres años y medio desde mi ruptura.

Pasar de una relación que duró más de cuatro años, de una persona en la que viste la promesa de ‘para siempre’, verla salir de la relación sin dar un cierre, es por decir lo menos traumático.

Tratar de poner en palabras la variedad de emociones que sentí es un ejercicio inútil. Me dolió mucho al principio, pero como dice el refrán, el tiempo cura. A riesgo de sonar superficial, diría que los momentos que pasé con ella, felices y oscuros, a menudo destellaban en mi mente. Quería sentir su calor, la ternura de su toque, la humedad de su beso. Pero, sobre todo, quería ser la versión de mí mismo cuando estaba con ella: feliz, tranquilo y positivo.

¡Pobre de mí! Ahora se ha ido, se ha ido para siempre y se ha ido desde ese terrible día.

Durante este tiempo, conocí a nuevas mujeres, conocí a algunas de ellas e incluso tuve relaciones físicas con algunas. Pero me di cuenta de que solo hay una cosa que siento: vacío. No estaba emocionalmente disponible para ellos, pero ansiaba todo el consuelo emocional. Nunca quise hacerles el amor, pero sí tuve sexo. Cuando miro hacia atrás ahora, me doy cuenta de que un par de ellos se arrepintieron, porque pudieron darse cuenta de que estoy entumecido por dentro.

Te puede interesar:  6 cosas que los hombres pueden hacer para ganarse la confianza de una chica
pareja joven de vacaciones
pareja joven de vacaciones

Una noche, mientras caminaba hacia mi automóvil preparándome para un viaje de diez horas a las colinas y una escapada de cuatro días del trabajo, recibí una llamada de ella. Nos habíamos visto unas cuantas veces en fiestas y nos habíamos llevado bien. Cuando me preguntó si podía ir a buscarla al trabajo, no esperaba verla esperándome con una mochila, lista para viajar conmigo. Le conté sobre el viaje ayer, y todo lo que dijo fue “Hmm… ¡Diviértete!”

Cuando nos detuvimos en Murthal para cenar, vi a una persona diferente de la que había hablado en las fiestas. La gente a menudo se siente cómoda hablando conmigo porque escucho, pero la forma en que se abrió fue diferente a la de cualquier otra persona. Se permitió ser vulnerable y no había ni rastro de una máscara. Por primera vez después de mi ruptura, sentí que también podía deshacerme de mi fachada. Conduje toda la noche escuchando su suave voz, conociendo sus inseguridades más profundas y sus sueños más salvajes. Vi sus ojos brillar cuando la luz de las farolas caía sobre sus ojos llorosos, vi el viento frío acariciar suavemente su cabello cada vez que bajaba las ventanillas a pesar del frío.

sonriente joven abrazando riendo
sonriente joven abrazando riendo

En los siguientes cuatro días, me abrí a ella también como nunca lo había hecho antes con ningún otro ser humano. Lloré durante horas seguidas, abrazándola. Dormíamos juntos, abrazados y, a menudo, llorando en medio de la noche. Bebimos, fumamos algunos cigarrillos, cocinamos juntos y no salimos de nuestra cabaña ni una sola vez.

La tercera noche, nos hicimos físicos. No estábamos colocados y sabíamos lo que estábamos haciendo. Sabíamos que no estábamos enamorados, pero también sabíamos que no habíamos sentido lo que sentimos en mucho, mucho tiempo. Hicimos el amor como si estuviéramos enamorados. Fue intenso, apasionado y excepcionalmente satisfactorio. Sabíamos que teníamos que dejar las colinas y volver a la jungla de cemento, a la rutina de la noche siguiente. La cuarta mañana fue una de las mejores de todas.

Nos sentamos en silencio bebiendo té verde, con la vista panorámica en nuestros ojos.
Nos sentamos en silencio bebiendo té verde, con la vista panorámica en nuestros ojos.

Nos sentamos en silencio bebiendo té verde, con la vista panorámica en nuestros ojos y la noche apasionada en nuestros corazones. El silencio no era de culpa o vergüenza, sino de satisfacción. Esa fue una rara mañana en la que conoces la existencia de una relación significativa con otro ser humano, el nacimiento de una conexión consecuente.

Te puede interesar:  10 señales de que mi mejor amigo es mi alma gemela

Tenemos citas con otras personas y discutimos la posibilidad de relacionarnos con ellas. Lo que no somos ahora, está solo y vacío. Somos más que mejores amigos el uno para el otro, pero menos que amantes.

Hemos encontrado un término medio entre una relación romántica y una aventura, pero aprovechamos los beneficios de ambas.

https://www.bonobology.com/cosas-felices-pareja-otros-dont/

Deja un comentario