Mi suegra me negó un guardarropa y cómo se lo devolví…

Entré en mi oficina con mi bolso y una pequeña bolsa de viaje colgada del hombro. Mi colega y mejor amigo me miró con desdén: “¿Otra vez vas a ir esta noche? ¿Por qué? ¿No puedes pasar un poco de tiempo para ti solo el fin de semana? La miré tímidamente.

Se había convertido en un ritual después de mi boda, tomar el tren a los suburbios todos los fines de semana para visitar a mis suegros. No se me había ocurrido que se pudieran hacer planes alternativos para el fin de semana.

“Y has estado haciendo esto durante cinco años. no puedo creerlo Vas todos los fines de semana y todavía llevas tu ropa. No tienes espacio en el armario de la casa de tus suegros”, hizo una mueca mi colega.

(Como se lo dijo a Shanaya Agarwal)

Había pedido algo de espacio en el armario.

No había suficientes habitaciones en la casa de mis suegros para que se mudara una nueva novia y mis horas de trabajo nocturnas tampoco me permitían viajar en trenes locales. Así que se decidió que la pareja de recién casados ​​tomaría un apartamento alquilado en el corazón de la ciudad y viajaría a la casa de los suegros los fines de semana.

Te puede interesar:  5 situaciones en las que los MIL te han chupado la vida

En mi primer fin de semana allí, le pregunté a mi suegra si podía conseguir algo de espacio en un armario para guardar mi ropa de dormir y mis cosas de chicas. Ella dijo que no había espacio.

“Podríamos sacar los regalos de boda que están ocupando espacio en los estantes superiores”, había sugerido.

Soy del tipo amante de la paz, así que no quería seguir con eso. En cambio, elegí llevar mi cambio cada vez que iba.

¿Dónde guardaría la bolsa?

A los pocos meses, tampoco había espacio para guardar mi bolso. No lo había visto venir. Solía ​​​​guardarlo en una repisa elevada de una ventana. Un buen día mi suegra consideró que allí no se debía guardar el bolso de una dama; tenía que guardarlo en su habitación. Entonces, cada vez que necesitaba cambiarme, tenía que sacar mi bolso de la habitación de mis suegros y reemplazarlo allí. Entonces tampoco protesté en nombre de la paz.

Un día por la mañana, después de despertarme, encontré la bolsa tirada en el sofá del salón. Habían llegado invitados. La bolsa estaba abierta y el interior saltando. Podía ver las toallas sanitarias que sobresalían. Estoy seguro de que los invitados también podrían hacerlo. Fue tan terriblemente vergonzoso.

Mi bolso se quedó en la habitación de mi suegra

Mi bolso se quedó en la habitación de mi suegra

Cuando le pregunté a mi suegra cómo fue mi bolso allí y por qué estaba abierto. Ella respondió con indiferencia: “Lo puse allí porque lo necesitarías después de despertarte. No sé quién lo abrió”.

Te puede interesar:  vive con críticas constantes de los suegros

Estaba horrorizado. Posponer. Disgustado. Pero en nombre de la paz, no reaccioné. Recuerdo que me negué a ir durante dos fines de semana después de eso. Pero luego se reanudaron las visitas porque no quería crear un problema.

Pancarta con foto

las tornas cambiaron

Sin embargo, la providencia me salvó. Ambos conseguimos trabajos en un estado diferente y nos mudamos de la ciudad.

Tenía 22 años cuando me casé, ahora tengo 42. Estoy de vuelta en la ciudad, mi suegra es viuda y se niega a vivir sola. Así que ella se queda con nosotros durante seis meses y se queda con sus otros hijos durante el resto del año. El primer día que se mudó a nuestra casa, le enseñé su habitación y el enorme armario que se mantuvo vacío para que ella guardara sus cosas, a pesar de la falta de espacio en nuestro apartamento de dos habitaciones con dos niños.

En mi casa todo un armario es tuyo

En mi casa todo un armario es tuyo

Solo la miré y le dije: “No importa si no había espacio en tu guardarropa para mí. En mi casa todo un armario es tuyo.

Te puede interesar:  Mi matrimonio estaba en problemas debido a las historias de mi cuñada

Mi suegra me enseñó que la mezquindad debe dejarse para que otros la practiquen. Soy integralmente no malo y no puedo ser nunca. Pero después de 20 largos años, finalmente le pregunté por qué nunca me dio espacio en un armario de su casa.

“¿Por qué necesitabas espacio? Tenías tu propio guardarropa en tu casa alquilada. ¿Por qué buscabas espacio para guardar tus cosas en mi casa? Todavía no lo entiendo”, dijo.

Mientras doblaba cuidadosamente su ropa en el armario de mi casa, podría haberle dicho con la misma lógica que tenía un armario en su casa y no necesitaba uno en la mía. Pero no lo hice. La mezquindad debe ser contrarrestada por la bondad. Esa es mi lógica.

Deja un comentario