5 formas en que echar la culpa en una relación la daña

Índice

"No te habría engañado si no me hubieras fastidiado tanto". “Dejaría de enojarme si tú dejaras de enojarte por todo”. “No habría hecho esto si tú no hubieras hecho aquello”.

¿Son estas declaraciones incesantemente recurrentes en su relación? ¿Sientes que no importa lo que hagas, siempre falta algo y tú eres el único culpable de ello? Si la respuesta a estas preguntas es "sí"usted es una víctima del cambio de culpa en su relación.

Cambiar la culpa es a menudo una forma de ejercer control sobre la pareja y puede conducir a una grave agitación emocional en una relación. El abuso emocional y el cambio de culpa van de la mano.

El terapeuta de salud mental Gopa Khan nos brinda información sobre lo que constituye el cambio de culpa, ejemplos de cambio de culpa, sus raíces y cómo lidiar con el cambio de culpa en general.

¿Qué es el cambio de culpa?

Gopa dice: “En psicología, tenemos un concepto llamado 'lugar de control'. En la vida, podemos elegir tener un lugar de control interno o un lugar de control externo. Lo que simplemente significa es que es más probable que las personas que eligen tener un lugar de control interno asuman la responsabilidad de sus acciones, comportamiento y su perspectiva en la vida”.

Ella agrega: “Una persona que elige tener un lugar de control interno no echará la culpa ni responsabilizará a otras personas por sus acciones. Una persona con locus de control externo, sin embargo, opta por culpar a sus seres queridos de sus propias infelicidades y fracasos y convertirlos en chivos expiatorios.

Este concepto es importante ya que cuando se culpa a las parejas por sus 'fallas', se les lava el cerebro para que piensen que son responsables de todos los errores en su relación y que deben esforzarse al máximo para ayudar a rescatar la relación".

Cambio de culpa, lo que significa que los abusadores en el juego de cambio de culpa no asumen la responsabilidad de sus acciones. A menudo son emocionalmente inmaduros, carecen de inteligencia emocional y, a menudo, exhiben un comportamiento escapista. Pase lo que pase, siempre son una víctima, y ​​siempre es culpa de otra persona. Todos estos son ejemplos de cambio de culpa.

Es aún más perturbador observar que las víctimas de estos juegos de culpa comienzan a creer las acusaciones de los abusadores y hacen un trabajo aún más inútil para mejorar la relación.

La psicología detrás del cambio de culpa

Generalmente, el comportamiento de culpabilización surge del propio sentimiento interiorizado de fracaso. A menudo, cuando las personas creen que no son lo suficientemente buenas para sus seres queridos, sienten emociones de incapacidad, incapacidad o irresponsabilidad.

En lugar de darse cuenta de este patrón y generar un cambio en su comportamiento, comienzan a culpar a sus parejas por todo lo que va mal en su vida. Esto podría verse como un intento de que se sientan mejor consigo mismos o de romper la confianza de sus parejas.

“El cambio de culpa en la mayoría de las relaciones abusivas es bastante común”, dice Gopa, y agrega: “Los abusadores prosperan con el poder y el control, lo que les ayuda a manipular a sus parejas y, por lo tanto, les resulta más fácil cambiar la culpa. Estas personas tienen un lugar de control externo y se niegan a asumir la responsabilidad de sus comportamientos y acciones. De hecho, a menudo son habilitados por sus familiares, por lo que el comportamiento continúa en detrimento de la relación y el entorno familiar.

Se culpó a una clienta mía en una relación así por la carrera no funcional de su esposo y sus suegros actuaron como facilitadores para apelar a la esposa para que a menudo lo perdonara o 'pidiera disculpas para mantener la paz familiar'. Así, la esposa también se convirtió en facilitadora”.

Echar la culpa en el matrimonio es obviamente una realidad y, a menudo, se espera que las mujeres permanezcan en silencio a pesar del abuso, solo para mantener la paz.

Las raíces del cambio de culpa se remontan a la infancia del abusador. Crecer en un ambiente insalubre de discusiones incesantes puede llevar a una baja autoestima, y ​​el abusador termina culpando a todos de todo.

5 maneras en que el cambio de culpa está afectando su relación

El incesante cambio de culpa puede afectar una relación. Puede conducir a peleas, baja autoestima e incluso depresión dentro de la relación. Está internalizando el cambio de culpa y está atrapado en un círculo vicioso de abuso emocional si puede identificarse con alguno o todos los signos que se enumeran a continuación. Comprenda el significado de cambiar la culpa y tome medidas. Es hora de tomar el control y recuperar el poder de este constante cambio de culpa. ¿Se pregunta cómo lidiar con el cambio de culpa? ¡Sigue leyendo!

1. Estás seguro de que todo es culpa tuya

comparación
Estás seguro de que todo es tu culpa.

El juego de culpas de tu pareja es tan fuerte que estás seguro de que todo lo que sale mal en tu vida o en la de ellos es culpa tuya. Te sientes más impotente que nunca. La proactividad que una vez tuviste para mejorar las cosas en tu relación ha disminuido y te culpas por cometer tantos errores y no corregirlos.

“Para asegurarse de que uno no se entrega a la culpabilidad, ya sea que sea un perpetrador o una víctima, es importante comprender si está adoptando un locus de control interno o externo y comenzar a trabajar en ello”, explica Gopa.

Ella agrega: “Un abusador puede optar por cambiar su comportamiento y aprender a asumir la responsabilidad de sus acciones. La persona en el extremo receptor también puede optar por ser empoderada y decidir no asumir la responsabilidad por el comportamiento o las acciones de un abusador. Una vez que una persona elige optar por no ser una víctima, puede tomar decisiones con poder. Esta es una forma de responder al cambio de culpa.

A menudo, es poco probable que un abusador cambie su comportamiento y luego la víctima tiene que romper el círculo vicioso y tomar medidas para mantener firmes los límites de la relación o abandonar la relación”.

En otras palabras, construye tu propio respeto por ti mismo, asegúrate de que tu dignidad no se pierda. No coloque su relación por encima de su propia tranquilidad y autoestima.

2. Tienes miedo de tomar decisiones

Tienes miedo constante de que cualquier paso que des sea otro error para tu pareja. Por la misma razón, te encuentras incapaz de tomar decisiones nunca más. Estas decisiones pueden ser tan pequeñas como comprar un artículo nuevo o tan grandes como comunicarle su problema a su pareja. La certeza de ser culpado de todo lo ha dejado temeroso, cansado y en algunos casos severos, aterrorizado.

Con mucha frecuencia, te encuentras apático, sin hacer nada, para evitar otro episodio de abuso emocional.

“Una persona en una relación así pierde la confianza para tomar decisiones y tiende a adivinar todo dos veces. Entonces, es útil que la persona mantenga un diario y escriba pensamientos, sentimientos e incidentes. Escribir es catártico y ayuda a procesar eventos traumáticos de manera clara”, dice Gopa.

Ella agrega: “Además, ayuda anotar los pros y los contras al tomar decisiones. Cuantos más contras, mejor te das cuenta de qué decisión tomar en una relación. Por lo general, en tales relaciones, uno no confía en su propio juicio y se deja influir por la pareja 'dominante'. Escribir un diario y tener un buen sistema de apoyo puede ayudar a lidiar con el cambio de culpa”.

3. La brecha de comunicación es más amplia que nunca

Una relación saludable brinda un espacio seguro para que una persona comparta sus inseguridades y tenga una conversación saludable sobre los problemas en su relación. Sin embargo, en tu caso, un intento de discutir los problemas de tu relación directamente resulta en un vómito verbal de que todo es culpa tuya y que si no hubieras hecho algo, tu pareja no se habría portado mal.

Estás muy familiarizado con la narrativa de cambiar la culpa y, como resultado, has dejado de comunicar tus problemas a tu pareja. La brecha de comunicación es cada vez más amplia, pero no hay nada que puedas hacer para cambiar eso, ya que solo te culparán más a cambio.

“Los problemas de comunicación ocurren cuando una persona tiene miedo de expresar una opinión o decisión porque teme el ridículo o ser derribado con burla. Es posible que la pareja no quiera agitar el barco o desencadenar una discusión y, por lo tanto, prefiera permanecer en silencio y ser intimidado para que se someta”, explica Gopa.

Continúa: “La mejor solución en tal situación es usar afirmaciones con 'yo', como 'Me siento herida cuando me menosprecias o decides no tener en cuenta mis sugerencias'”. Una declaración de 'yo' implica tomar el control personal, y expresar los sentimientos de uno ayuda a empoderar a la persona. Nadie debe contradecirte y decirte que no debes sentirte herido. Declarar esto le comunica directamente a tu pareja cómo te sientes y te empodera para ser dueño de tus sentimientos. Es una buena manera de responder al cambio de culpa”.

4. Sientes resentimiento hacia tu pareja

No hay espacio para el respeto en tu relación. Evitas ir a casa o hablar con tu pareja. Si siente una sensación de ira cada vez que piensa en su pareja, es una prueba de que el cambio de culpa ha afectado su relación y está generando resentimiento en la relación hacia su pareja.

La irritabilidad, el temor, el cansancio, etc. son signos de que estás resentido con tu pareja y con razón. Nadie puede asumir la culpa incesante y ser siempre la víctima. No todo puede ser tu culpa. Te das cuenta de que te culpan innecesariamente por los arrebatos de ira de tu pareja y la idea de estar con ella te amarga. Esto también significa que su relación se dirige hacia una ruptura. Cambiar la culpa en el matrimonio ha desgastado su vínculo.

“Invariablemente, tales relaciones chocan con un obstáculo. Lo mejor es buscar asesoramiento individual o de pareja, ya que el resentimiento y el desprecio son factores clave para arruinar una relación. En caso de resentimiento constante y continuo, lo mejor es abordarlo y resolver los problemas”, aconseja Gopa.

5. La intimidad es un concepto perdido en tu relación

fenómeno incómodo
Se pierde la intimidad

¿Sientes la necesidad de tener intimidad, pero no quieres la intimidad con tu pareja? En caso afirmativo, es una señal clara de que el hecho de culpar al abusador está afectando su relación de una manera que no se puede alterar.

Seguramente no querrías tener intimidad con una persona que constantemente te culpa de todo. Te distancias de tu pareja y evitas entrar al dormitorio cuando ella está ahí. Ya no sabes cómo intimar con tu pareja, pues un paso en falso en la cama también sería culpa tuya. Sálvate de un matrimonio sin amor antes de que el abusador de cambiar la culpa arruine tu vida.

“Cuando una persona se siente en el punto de mira de una relación, lo primero que hay que hacer es el aspecto físico. Cuando las parejas me dicen que el aspecto físico de su relación no está presente o que no se sienten conectados emocionalmente con sus parejas, indica que la relación se está viendo afectada. Por lo tanto, a menos que se resuelva la causa raíz de la relación, la falta de intimidad continuará”, dice Gopa.

Por supuesto, hay formas en las que puede mejorar las cosas en su relación y evitar la crónica de culpar a otros, pero si su pareja simplemente no puede tener una idea sensata de sus fallas y usted continúa siendo el objetivo de su furia. , aléjate de esa relación.

El cambio de culpa y el abuso emocional están muy juntos, y es menos probable que un abusador haga un cambio en su comportamiento. Una relación llena de juegos de culpa es una relación poco saludable de la que debes salir de inmediato.

Podría resultarte de interés:  8 maneras en que puede ayudar a su pareja a superar la adicción a las drogas
Subir