Cómo lidiar con el abuso doméstico durante el encierro

Índice

Hace poco, recibí una llamada desesperada de una amiga que parecía angustiada. Hablaba en voz baja y entre sollozos, revelando que no había tenido una buena noche de sueño en mucho tiempo. Dado mi involucramiento en una plataforma de relaciones en línea, me sentí ansiosa por buscar ayuda sobre cómo enfrentar su situación en el hogar, que empeoraba rápidamente. A medida que compartía su historia, comencé a comprender la gravedad de su situación. Continuó confiándome sobre su relación, que había sido tóxica durante un tiempo, ya que experimentaba abusos emocionales y físicos con regularidad. A pesar de las circunstancias desafortunadas, afirmó que había aceptado su situación por el bien de sus hijos y encontraba consuelo en las horas al día en que su pareja estaba trabajando. Decía que esas horas le permitían estar en paz sin el constante temor de desencadenar la ira de su pareja. Pero ahora, él siempre está en casa y ella no puede soportar el abuso físico constante.

Con el confinamiento acercándose a su cuarta semana, dijo que estaba al borde de un colapso, siempre al límite y temiendo por su vida. Continuó compartiendo que la menor perturbación, como hacer ruido al guardar los utensilios mientras su pareja miraba televisión, resultaba en abuso físico y difamación de su carácter. Muchas mujeres como ella permanecen en relaciones abusivas y sufren en silencio por razones como los hijos, problemas financieros, miedo, entre otros. Con el clima sociopolítico actual, las tensiones están más altas que nunca, y ha habido un aumento en el consumo de alcohol y drogas. Estos factores se combinan para crear situaciones de riesgo para las víctimas de abuso. No sorprende que los informes indiquen un aumento en los casos de violencia doméstica durante el confinamiento.

A medida que enfrentamos la pandemia y promovemos #QuédateEnCasa, debemos prestar más atención a los crecientes casos de violencia doméstica y su impacto perjudicial en la salud mental de las víctimas. Mientras lamentamos las consecuencias del COVID-19, luchamos contra las crisis económicas y honramos a los trabajadores de la salud que arriesgan sus vidas, no debemos pasar por alto a las víctimas de abuso doméstico. Es esencial reconocer sus luchas mientras están atrapadas indefinidamente en sus hogares con sus abusadores. Ha habido un aumento global de la violencia doméstica desde el inicio de la pandemia. Mientras el mundo se enfrenta a desafíos graves, no debemos olvidar la difícil situación de las víctimas de violencia doméstica. Como sociedad global, debemos proteger a los más vulnerables durante estas circunstancias extraordinarias y apoyarnos mutuamente. Tras informes de un aumento en los casos de violencia doméstica, las autoridades han tomado medidas para salvaguardar a las víctimas.

Podría resultarte de interés:  Salir de casa con media nevera

El aumento de la violencia doméstica ha atrapado a muchas mujeres y niños en situaciones difíciles sin escapatoria.

Signos y síntomas de abuso doméstico

Los siguientes signos se han recopilado a través de investigaciones y pueden ayudar a identificar posibles casos de abuso, pero no son definitivos. Acérquese a sus seres queridos y ofrezca apoyo si es necesario. Si usted o alguien que conoce está en peligro, busque ayuda de inmediato.

Es posible que haya notado que la persona tiene moretones con frecuencia. Estos pueden ser consistentes con golpes, estrangulamiento y caídas. Por lo general, no tendrán una explicación sólida para estas lesiones y a menudo culparán a su torpeza.
Las víctimas a veces intentan ocultar estas heridas usando ropa de manga larga y bufandas, incluso en climas cálidos. Pueden usar maquillaje para cubrir las marcas y sentirse incómodas si alguien las ve. También es común que usen gafas de sol en interiores.
También puede notar cambios en su estado de ánimo, como desesperación y ansiedad. Puede notar esto en sus conversaciones con ellos. También pueden parecer extremadamente arrepentidos, agitados y temerosos.
Las víctimas pueden estar pensando en el suicidio y pueden experimentar cambios en sus patrones de sueño, durmiendo demasiado o muy poco.
También puede notar que son extremadamente cautelosos con su abusador y ansiosos por complacerlo. Pueden ser reservados acerca de su relación con el abusador y pueden alejarse de amigos y familiares.
Se vuelven reservados y distantes, ya no disfrutan de las actividades que solían gustarles y pueden cancelar planes y citas en el último minuto con excusas débiles.

Debido al desempleo durante el confinamiento, algunos abusadores han empeorado su comportamiento, especialmente aquellos con problemas de alcohol. Hay muchas otras señales de víctimas de violencia doméstica, y es importante confiar en su intuición para acercarse a ellas. Las víctimas pueden no sentirse cómodas hablando directamente de su abuso, por lo que es crucial prestar atención a las señales no verbales. Observe su tono de voz, su disposición para hablar y su estado de ánimo. Nunca está de más comprobar el bienestar de un ser querido, incluso si siente que está exagerando.

Consejos de un terapeuta para enfrentar el abuso doméstico

El confinamiento ha presentado un desafío para las víctimas de abuso, ya que deben priorizar su seguridad tanto frente al virus como frente a su abusador. Es esencial protegerse, especialmente durante la pandemia, cuando no se puede buscar ayuda o intervención debido al distanciamiento social.

Podría resultarte de interés:  Señales de que no es realmente digno de confianza.

Alejandra Flores, terapeuta con experiencia y licencia, comparte las siguientes formas de protegerse durante estos tiempos difíciles cuando no hay otra opción más que tomar precauciones y mantener la calma.

Echemos un vistazo a lo que se puede hacer para protegerse:

1. Ocultar objetos peligrosos

Asegúrese de esconder todos los objetos afilados, como cuchillos y tijeras, en un lugar seguro donde el abusador no pueda acceder a ellos. El abusador podría usar estos objetos para

causar daño si se agrava la situación emocional.

2. Distraer al abusador

Cuando las conversaciones se vuelvan negativas y tema la posibilidad de violencia, intente calmar la situación distrayendo al abusador. Puede pedir a un amigo o familiar que llame o puede ver televisión o retirarse a otra habitación. Realizar otras actividades, como cocinar o dedicarse a un pasatiempo, puede ayudar a reducir la tensión. El objetivo es prevenir el estallido de la ira mediante la intervención conductual.

3. Mantener distancia

Si su pareja abusiva tiene problemas con el alcohol, es importante mantener distancia cuando esté bajo su influencia. También puede ser útil encerrarse en una habitación lejos del abusador junto con otros miembros en riesgo, como los niños. Evite iniciar conversaciones controvertidas cuando su pareja esté bajo los efectos del alcohol u otras sustancias.

4. Limitar la comunicación

Trate de evitar molestar al abusador limitando las conversaciones a lo estrictamente necesario. Durante el confinamiento, es mejor abstenerse de pedir favores o ayuda al abusador, ya que esto podría desencadenar una reacción violenta. Esto puede significar que tendrá que asumir la carga del trabajo doméstico solo, pero no deje que esto lo desanime ni abrume; trabaje a su propio ritmo lo mejor que pueda.

5. Dormir por separado

Si ha experimentado abuso en el pasado, considere dormir por separado durante el confinamiento. Trate de minimizar las interacciones, e incluso puede ser útil dormir en habitaciones diferentes si su seguridad está en juego.

Si el abusador exige relaciones sexuales excesivas, puede ser útil dormir en una habitación separada o alejarse de la situación. Irse a la cama temprano también puede ser una estrategia útil.

6. Practicar la meditación

Mantener la calma es crucial para enfrentar la situación. Practicar la atención plena, como la meditación, puede ayudar a mantener la tranquilidad. La atención plena permite estar presente en el momento sin agitar la mente, lo que le permite aceptar la situación y mantener la calma.

Podría resultarte de interés:  “Me dejó por su esposa y estoy devastado”- Problemas de pareja

7. Contar con el apoyo de amigos

Hable con amigos por teléfono y confíe en ellos si se siente cómodo. Puede ser útil desahogarse y tener un hombro en el que apoyarse. Si se siente triste, deprimido y solo, considerar un grupo de apoyo puede ser beneficioso. También puede buscar asesoramiento de relaciones en línea como una alternativa.

8. Tomarse un descanso de las tareas domésticas

Recuerde que su paz, salud y bienestar mental son más importantes que cualquier tarea doméstica. Tómese un tiempo libre de su rutina diaria y dedique tiempo a actividades que le brinden paz y felicidad.

Pautas legales para denunciar abuso doméstico

Si la situación en el hogar empeora y no puede controlarse con las tácticas mencionadas anteriormente, es necesario recurrir a la intervención legal.

Los abogados experimentados instan a las víctimas a denunciar la violencia en las comisarías locales, ya que es un delito reconocible que les permite presentar una denuncia y buscar una orden de arresto. En muchos países, las víctimas están protegidas por la ley en casos de violencia doméstica. La policía también puede proporcionar asistencia médica y trasladar a las víctimas a un lugar seguro, como la casa de un familiar o amigo, donde puedan quedarse mientras se resuelve la situación. Si es necesario cruzar las fronteras estatales para estar a salvo, la policía puede ayudar en la solicitud de permisos, y estos suelen obtenerse en un plazo razonable. Por lo general, la policía no permite que las víctimas regresen a su hogar conyugal después de presentar una denuncia, ya que esto podría ponerlas en mayor peligro.

La policía toma medidas contra el delincuente

La policía actúa con diligencia una vez que se ha denunciado el delito. Generalmente, el acusado debe comparecer ante un juez dentro de las 24 horas posteriores a su arresto, donde la policía puede solicitar una detención preventiva para investigar el asunto en profundidad y presentar cargos formales. A menudo, esto se negocia y el tribunal puede ordenar la custodia judicial en lugar de la detención policial, lo que significa que el acusado permanecerá bajo custodia pero no como convicto, sino como individuo pendiente de juicio. Una vez que se presenten los cargos, el juicio puede comenzar.

Con el aumento de la violencia doméstica tanto en el país como en el extranjero, es importante conocer cómo abordar la situación durante el confinamiento y asegurarse de que no se toleren los abusos.

 

Subir