cuando sabes que es hora de romper

Índice

Toda pareja pasa por una mala racha, pero lo importante es que seas capaz de distinguir una mala etapa o una discusión cuando es el momento de romper. Los períodos prolongados de falta de comunicación o la incapacidad de confiar más en la persona son señales de que es hora de romper, e ignorarlos solo causará más problemas.

A veces, una relación parece ideal desde el exterior: pueden ser una pareja perfecta con objetivos y opiniones similares, pero a pesar de eso, las cosas no siempre funcionan. Ten una conversación honesta contigo mismo y piensa si alguna vez podrás reavivar tu conexión. Si no, entonces sabes que es hora de romper.

Cuando sabemos que es hora de romper

Muchas veces no hay una razón concreta por la que las personas se separan. Es posible que las personas no entiendan que las relaciones pueden terminar por razones distintas al abuso o algo igualmente drástico, que separarse o querer cosas diferentes también puede ser una causa de ruptura mutua.

Entonces, ¿sabes cuándo es el momento de romper? ¿Un sentimiento viene de adentro? Bueno, una cosa es segura: sabes cuándo las cosas comienzan a sentirse diferentes y cuando tu corazón ya no está en eso, la pregunta es, ¿reconoces estas emociones o las enjaulas en lo profundo de tu corazón para que nadie, incluido tú mismo, las escuche?

Éramos más que compatibles

¿Alguna vez te has preguntado cómo una relación, aunque ya no exista, te nutrió a ti, a tu corazón, a tu vida? Tengo. Estuve en una relación romántica con un amigo durante un año. Habíamos sido amigos cercanos durante varios años antes de eso, pero nunca hicimos nada al respecto porque nuestros caminos profesionales eran muy diferentes y no estábamos seguros de a dónde nos llevaría eso.

Podría resultarte de interés:  Experto explica por qué engañamos a alguien que amamos

Compartimos una conexión profunda, inicialmente como amigos. Tenía un brillante sentido del humor. Estar con él era una alegría. Por primera vez sentí que estaba de todo corazón en una relación. Me encantó lo que compartimos, la apertura, la energía, las conversaciones, los mensajes de texto sexys y sucios.

Compartimos historias, hablamos sobre lo que nos inspiró, lo que nos hizo enojar y cualquier cosa con la que estuviéramos luchando. Nos escuchábamos atentamente, nos hacíamos preguntas, nos apoyábamos, nos llamábamos cuando escuchábamos una canción en la radio que habíamos bailado juntos e incluso nos cantábamos en voz alta por teléfono.

cuando es el momento de romper
Estar con el me hizo mejor persona

Sus cualidades me hicieron querer

Estando con él, aprendí mucho. Aprendí a ser socio y entendí lo que era tener un socio. Me intrigaba que no se perturbara fácilmente. Si alguien le decía algo que no le gustaba, si me enfadaba con él, o si tenía un malentendido con un compañero de trabajo, muy pocas veces reaccionaba de forma impulsiva.

Tenía una calma innata y su respuesta inmediata sería callar; completamente presente y, sin embargo, en silencio, como si estuviera diciendo: "Estoy aquí, escuchando". Eso fue tan poderoso. Me dio un momento para respirar y calmarme. No me pidió que hiciera eso, pero pude sentir el poder de ese acto en el momento.

Otra cosa adorable rara era su capacidad para animarme a dejar de lado las cosas que había hecho que me causaron dolor o algo que hice que lo molestó, que extrañamente, rara vez señaló. Un día estaba muy enojado con él y ya se había disculpado por eso varias veces.

Me preguntó con calma: “¿Qué puedo hacer al respecto ahora? ¿Debería vencerme a mí mismo? Dime qué puedo hacer para compensarlo. No lo volveré hacer." Me trajo de vuelta al momento. Podía escuchar su impotencia en lo que dijo, exactamente lo que quería que escuchara. No había nada más que pudiera hacer para mejorar la situación; no se podía deshacer. Y lo dejé pasar.

Podría resultarte de interés:  Una descripción general de las etapas de culpa después de hacer trampa
Señales de que es hora de romper
Tuvimos peleas pero él siempre me compensó

El sexo también fue increíble.

Y había tanta pasión en nuestro hacer el amor. Lo que lo hizo realmente hermoso fue que nos preguntábamos qué funcionaba para el otro. Hacer el amor fue una experiencia tan satisfactoria, algo que ambos reconocimos. Hablábamos mientras hacíamos el amor y le preguntábamos al otro si le gustaba. No puedo pensar en hacer el amor de otra manera mejor.

Si no estuviera conectado con él en un momento tan íntimo, no podría estar totalmente allí, en el momento y con total disposición. Teníamos una chispa tan palpable que a menudo me preguntaba, ¿tenemos una conexión cósmica?

Una vez hicimos el amor con los ojos vendados. Fue pura alegría. Luego me preguntó por qué lo disfrutaba tanto y le dije que quería llevar su recuerdo en mí a través de mi sentido del tacto, ya que no nos veríamos por varios meses.

Recuerdo la conexión que sentí con él en ese momento; en la quietud de la habitación, y en la forma en que nos dolía y valorábamos por igual lo que decía. Nunca imaginé que crearía algo así, pero no lo hice con intención. no pensé; simplemente vino de un lugar más profundo dentro de mí.

Nada es tan perfecto como parece

ruptura mutua

No podíamos estar juntos como pareja. Tuvo que mudarse de ciudad y trabajar en la construcción de su carrera, y no quería ser la razón por la que eligió no dar este paso. Los últimos meses fueron especialmente difíciles para nosotros porque sabíamos que lo que teníamos iba a terminar pronto. Él y yo habíamos discutido que un LDR no funcionaría porque nuestras profesiones requerían que nos quedáramos en nuestras respectivas ciudades.

Sabía que tenía que irse pronto, por eso constantemente le preguntaba, “¿cuándo es hora de terminar?”. Lo amaba mucho y no quería renunciar a él, pero sabía que romper en buenos términos era lo que quería en lugar de una pelea desordenada.

Podría resultarte de interés:  Por qué deberíamos dejar de juzgar a las personas por relaciones extramatrimoniales

Por alguna razón, el recordatorio constante sirvió como una bendición disfrazada. Aunque todo parecía perfecto por fuera, mis sentimientos por él comenzaron a desvanecerse: a pesar del increíble sexo, nuestras conversaciones comenzaron a perder vigor y pronto se hicieron cada vez más cortas. Era casi como si el amor y el respeto permanecieran, pero la chispa desapareció.

Sabía que quería chispa y romance en mis relaciones, así que nos separamos mutuamente, aunque con mucho dolor. ¿Cómo decidimos cuándo romper? Éramos felices, pero el constante recordatorio de nuestra inminente separación se volvió demasiado para vivir, y queríamos dejar de mentirnos a nosotros mismos. Otra cosa que ayudó fue que habíamos sido amigos todo el tiempo y a menudo hablábamos de cómo nos sentíamos realmente.

Entonces, ¿cuándo es el momento de dejar una relación? ¿Alguna vez habrá una oportunidad perfecta? Si y no. Depende de qué tan conectado estés con tus emociones y tu disposición a aceptar la situación. Cuando todo lo que puedes ver es dolor y angustia en el futuro de la relación, entonces es hora de romper.

preguntas frecuentes

1. ¿Hay un momento adecuado para romper con alguien?

Cuando tu corazón ya no esté en la relación, lo sabrás. Es mejor confrontar tus emociones que evitarlas, reprimir tus sentimientos solo te traerá más problemas en el futuro.

2. ¿Cuándo deberías dejar una relación?

Cuando no hay confianza, no hay sentido de compañerismo y comunicación mínima. Déjate llevar cuando tu pareja te deprima en lugar de hacerte feliz y confiado.

3. ¿Cómo dejas a alguien a quien amas pero con quien no puedes estar?

Arranca la curita. Debes hacer lo que sea mejor para ti, y si la relación se interpone en el camino de algo que es importante para ti, debes dejarlo ir.

Subir