¿Deberías compartir todo con tu pareja? ¡8 cosas que no deberías!

Índice

¿Qué es compartir en una relación? Algunas personas creen que si amas a alguien de verdad y si tienes el tipo correcto de pareja, entonces debes compartir todo. Creen que compartir se trata de conocer todos los detalles sobre su pareja. Pero, ¿deberías compartir todo con tu pareja?

Si eres sensato no lo harías. Una relación honesta y de confianza se basa en la transparencia y en compartir tus sentimientos, pensamientos y cosas también. Compartir un baño de burbujas humeante o una botella de vino es romántico, pero ¿compartir un cepillo de dientes? ¡Ay!

Hay cosas que no debes compartir con tu pareja. Por ejemplo, no es necesario que le cuentes a tu pareja todo sobre tu pasado. No necesitan saber cada pequeño detalle sobre tu relación con tu ex. Si les dices en nombre de la honestidad, estás cometiendo el mayor error de relación.

¿Deberías compartir todo con tu pareja?

Debe haber límites saludables en una relación. Si bien compartir y cuidar es el sello distintivo de una relación fuerte y saludable, compartir en exceso podría generar todo tipo de problemas.

Qué compartir con tu pareja y qué no compartir es un problema que muchas parejas no pueden manejar. El desequilibrio ocurre cuando un socio quiere compartir demasiado y otro socio quiere ejercer restricciones. Te contamos 8 cosas que no debes compartir con tu pareja.

1. Tu contraseña

Todos hemos pasado por ese momento en el que tu pareja quiere usar tu computadora portátil/teléfono y está protegido por contraseña. Evite compartir su contraseña para mostrar su confianza ciega en él o ella. Está bien mantenerlo en privado.

Las parejas deben mantener la privacidad y no revisar los teléfonos del otro. Es desgarrador si tu pareja revisa tus mensajes de WhatsApp y sigue preguntándote: "¿Por qué escribiste esto?" y "¿Por qué escribiste eso?"

Podría resultarte de interés:  Tuve una boda de cuento de hadas porque me casé con mi mejor amigo

¿Deberías compartir todo con tu pareja? No, definitivamente no son tus contraseñas. Simona y Zain solían compartir contraseñas de correo electrónico después de casarse, creyendo que era una excelente manera de generar confianza y un sentido de pertenencia. Pero todo se desató cuando la madre de Zain le escribió un correo electrónico con todas las palabras desagradables posibles sobre Simona. Antes de llegar a él, Simona lo leyó. ¿Necesitamos decir algo más?

tu contraseña
Tu contraseña

2. Tu régimen de belleza

No es necesario que lo actualice sobre todos los detalles de lo que hizo en el salón o el spa o lo que hace detrás de la puerta del baño. Ahórrale los detalles y deja que el misterio permanezca, a menos que te pregunte.

Un chico no entendería por qué necesitas hacerte tratamientos faciales todos los meses o arreglarte las cejas todas las semanas. ¿Por qué es necesario un spa para el cabello o un tratamiento facial dorado? Así que ahorra esos detalles. Incluso si está pagando la cuenta de tu salón, no tiene por qué saberlo.

Y hombres, sabemos que también aman su tiempo para mí. Te gusta la manicura y pedicura y un poco de peinado. Tampoco hace falta que le digas lo que haces en el salón. Es lo suficientemente bueno si te ves bien arreglado todo el tiempo. Eso es lo que importa.

No necesitas saber sobre el régimen de aseo de tu pareja.
No necesitas saber sobre el régimen de aseo de tu pareja.

3. Las conquistas/fracasos de tu dormitorio

Es mejor NO hablar de su vida sexual antes de conocer a su hombre. Es probable que profundizar en cualquier tipo de detalles lo ponga celoso, intimidado u horrorizado, incluso si ambos se conocen bien. La ignorancia es felicidad en esta situación.

Cuando se trata de tu pasado o de tu ex, no le cuentes todo a tu esposo. Quizás esté pensando cuánto contar sobre su ex y cuánto ocultar.

Está bien hablar sobre el ex y mantener a tu pareja informada sobre la relación para que no se entere por un tercero y se sienta herido por ello.

Podría resultarte de interés:  Los 10 Diferentes Tipos De Esposos

Pero lo mejor es no entrar en demasiados detalles. No tienes que compartir todo sobre dónde fuiste, qué hiciste y cuáles fueron las cosas felices que compartiste.

4. Las historias de tus amigas

Las historias de tus novias
Las historias de tus novias

Cuando están juntos, el tiempo es precioso y sagrado. No pierdas ese tiempo contándole historias sobre tu novia, cómo se le rompió el corazón; cómo se portó mal con su novio; sus extraños hábitos alimenticios o de vestir; bla, bla. El comportamiento de tu amigo también es un criterio tácito para tu comportamiento. Ten eso en mente. Cuanto menos sepa sobre la indiscreción de tu amigo, mejor.

Lo mismo ocurre con los chicos. Si has tenido una pelea de borrachos mientras salías con tus amigos ciclistas, solo mantén esa información lejos de sus oídos. Los socios podrían terminar juzgándose unos a otros cuando escuchan historias sobre sus amigos y sus hazañas.

¿Deberías compartir todo con tu pareja? En este caso definitivamente no.

5. Tu lista de compras y extractos bancarios

Tu lista de la compra y extractos bancarios
Tu lista de la compra y extractos bancarios

Lo último que un hombre quiere escuchar (a menos que le gusten las compras) es que despotrices y delires sobre lo que compraste, dónde y sigas y sigas acerca de las compras como si fuera un proyecto. Y una vez hecha la compra, evita contarle los detalles de cuánto gastaste y en qué.

También está estrictamente prohibido compartir pines de cuentas bancarias que no tienes juntas. Hay algo que se llama infidelidad financiera y sucede. Compartir los detalles de la cuenta bancaria, los pines y la contraseña no es obligatorio en una relación. Manténgase alejado de eso.

6. Tus sentimientos hacia su madre.

El espacio entre madre e hijo es sagrado y entras en él bajo tu propio riesgo. Ghosh, este es el camino más difícil que estás pisando.

Tu suegra podría odiarte o podría ser la más intrigante y manipuladora de esta tierra, pero que Dios te ayude si le dices una sola palabra negativa sobre ella a su hijo. Si no quieres que te pillen con el pie izquierdo, encárgate tú mismo de tu suegra o de la madre de tu novio.

Podría resultarte de interés:  Como conquistar a un chico que le gusta el futbol

Nunca la menciones en tus peleas ni compartas cosas que ella está haciendo contigo, con tu pareja. Eso sonaría el gong de la perdición para su relación.

7. Tu peso no es lo que él quiere escuchar

Preocuparse por su peso y contar las calorías cada vez que alguno de ustedes come es un gran NO. Es posible que no muestre el mismo nivel de entusiasmo cuando le dices cuánto peso has perdido o ganado; o cuántas calorías hay en esa hamburguesa que acaba de comer.

Incluso una ceja levantada mal juzgada, y mucho menos un comentario, podría meterlo en un gran problema. Entonces, por el bien de ambos, mantenga los pesos y las calorías en secreto.

Por otro lado, podrías ser una rata de gimnasio y tu pareja puede no serlo. En ese caso, no aburras a tu pareja con tu constante charla de gimnasia. Lo que lograste en el multigimnasio las calorías que perdiste, los abdominales que tonificaste. Hay mejores cosas para compartir, no es necesario que compartas todos estos detalles esenciales.

8. Tus funciones corporales

Está bien no compartir detalles desagradables sobre tu período o gastroenteritis con tu hombre. Todos se tiran pedos, cagan y eructan, pero no hay necesidad de que todo sea obvio. Te encontrarás sentado en el baño haciendo pis mientras él está a tu lado, cepillándose los dientes y ahí es exactamente donde se debe trazar la línea. Todo lo demás es sagrado.

Algunas personas son tímidas acerca de la exposición sexual y prefieren tener intimidad en la oscuridad. Respeta eso y asegúrate de que se sienta cómodo en su cuerpo frente a ti.

Hay cosas que debes compartir con tu pareja y hay cosas que nunca debes compartir con ella pase lo que pase. Después de leer este artículo sabes lo que no debes revelar.

Subir