Divorcio y redes sociales: cómo manejar la mezcla volátil

Índice

Sin duda, las redes sociales se han convertido en una extensión inevitable de nuestras vidas. Desde las fotos de las vacaciones hasta la nueva receta que probó y los atuendos del día, todos y cada uno de los acontecimientos importantes del día se registran a través de las publicaciones en las redes sociales. Pero, ¿qué pasa con el divorcio y las redes sociales?

¿Cuál es la etiqueta correcta para manejar el divorcio en las redes sociales cuando estás pasando por un divorcio? ¿Puede su comportamiento en las redes sociales aumentar el estrés de una batalla de divorcio en curso y afectar su salud mental? ¿Qué tan esencial es establecer límites en las redes sociales en el matrimonio, incluso si falla?

En este articulo, Shazia Saleem (Maestría en Psicología), que se especializa en consejería de separación y divorcio, responde muchas de esas preguntas para ayudarlo a comprender cómo manejar la mezcla volátil del divorcio y las redes sociales de una manera digna para que no afecte su estado emocional y emocional. Bienestar mental.

Divorcio y redes sociales: cómo manejar los dos

Una persona promedio hoy, como mínimo, tiene una cuenta de Facebook e Instagram, además de correo electrónico y mensajeros privados como WhatsApp. El tipo más activo puede tener cuentas en plataformas como Twitter, Snapchat, LinkedIn, TikTok, etc. Las redes sociales se han convertido en una parte tan integral de nuestras vidas que nos sentimos obligados a compartir cada pequeño avance en estas plataformas.

Es por eso que el adagio de hoy en día, "Si no son las redes sociales, no sucedió". Esta presión continua para exponerse puede hacer que las personas pierdan de vista la importancia de mantener su vida privada en privado.

De hecho, investigar sugiere un vínculo directo entre Facebook y los problemas matrimoniales. Entonces, ¿las redes sociales son motivo de divorcio? Las estadísticas ciertamente parecen sugerirlo. UN estudio ha encontrado una estrecha conexión entre el divorcio y Facebook. Sugiere que el aumento del consumo de redes sociales (en particular, la inscripción en Facebook) coincide con un aumento de hasta un 4,32 % en los casos de divorcio.
Esto se debe simplemente a que mirar las versiones "perfectas" de la vida y las relaciones de otras personas puede hacer que te sientas insatisfecho con la tuya. En muchos casos, los cónyuges no se comunican entre sí este creciente descontento, y sigue acumulándose, lo que lleva al resentimiento en el matrimonio.

Este resentimiento puede convertirse en el desencadenante de una serie de problemas maritales. Ahora, cuando sabemos que existe una conexión tan estrecha entre las plataformas de redes sociales como Facebook y los problemas matrimoniales, no es difícil ver cómo causa estragos en la salud mental de los cónyuges separados.

Por eso es imperativo entender cómo manejar el divorcio en las redes sociales. Aquí hay algunos divorciados y redes sociales que se deben y no se deben tener en cuenta para evitar que una mala situación empeore:

1. Recuerda que las publicaciones en las redes sociales no son la realidad completa

Al pasar por un divorcio, es natural que te encuentres en un estado emocionalmente frágil. Durante este tiempo, esas publicaciones perfectas, felices y dichosas pueden ser más dañinas que nunca. Por ejemplo, supongamos que acaba de salir de otra reunión con sus abogados y, de camino a casa, ve una foto de su amiga celebrando su aniversario en las Maldivas.

Esa imagen puede convertirse en un desencadenante instantáneo, dejándote revolcado en la autocompasión y maldiciendo tu destino. En esos momentos, es vital recordar que esa publicación no es la realidad absoluta de la vida de tu amigo. Seguro que puede estar pasándola muy bien ahora, pero ella también tiene sus propias luchas de las que quizás no sepas nada porque esos momentos desagradables o sin glamour nunca se publican en estas plataformas.

2. No todo tiene que estar en las redes sociales

Contrariamente a la filosofía de "si no son las redes sociales, no sucedió" por la que vive la gente, no todo tiene que estar en las redes sociales. Es por eso que los límites de las redes sociales en el matrimonio, incluso si fallan, son esenciales. En momentos de angustia, es posible que desee desahogarse en las redes sociales o publicar algo desagradable sobre su cónyuge separado. Sin embargo, nunca sale nada bueno de ventilar los trapos sucios en público.

Cuando expones tu vida privada al escrutinio público, la gente empieza a tomar partido. En el proceso, puede perder algo más que la relación con su cónyuge. Incluso si recibe algunos comentarios comprensivos o palabras de consejo, ¿qué propósito van a lograr? Eres un adulto capaz de tomar tus propias decisiones, y ahora que has decidido terminar tu matrimonio, por las razones que sean, concéntrate en salir adelante y averiguar a dónde te gustaría ir desde aquí.

3. Sea consciente de las consecuencias para su cónyuge

¿Cómo manejar el divorcio en las redes sociales? Al no publicar nada vergonzoso o hiriente sobre su cónyuge. No le faltes al respeto a la persona que una vez elegiste para ser tu compañero de vida. Recuerde que el divorcio puede ser una forma de salir de una situación dolorosa, pero su cónyuge siempre seguirá siendo parte de su vida, consciente o inconscientemente.

No es posible eliminar por completo a alguien con quien has compartido un vínculo tan estrecho. Por lo tanto, muéstrales un poco de respeto por el tiempo que has compartido y mantente alejado de cualquier publicación dañina. Es útil ser consciente de las consecuencias que sus acciones pueden tener para su cónyuge para evitar que usted actúe por impulso.

Por ejemplo, si deja un comentario desagradable en su LinkedIn, llamándolo tramposo, pervertido o abusador, puede costarle su trabajo o comprometer sus perspectivas de empleo. ¿Vale la pena entrometerse en la carrera de alguien por despecho?

4. Los recuerdos pueden convertirse en disparadores, bórralos

Se dice que el divorcio y las redes sociales son una combinación complicada porque cualquier publicación, foto o recuerdo al azar puede desencadenar dolor y dolor, lo que puede hacer que sanar las heridas de un matrimonio fallido sea mucho más difícil. Dado que es probable que cada aspecto de nuestra relación se haya registrado en estas plataformas, sus perfiles de redes sociales pueden convertirse en una mina terrestre para tales desencadenantes.

Cuando te sientas listo, borra todo lo que esté relacionado con tu ex cónyuge y haz borrón y cuenta nueva para empezar de nuevo. Una vez que se tramita el divorcio, es posible que incluso desee actualizar el estado de su relación, si está configurado como 'casado' o 'casado con'.
Ninguna de estas cosas es fácil. Sin duda, será doloroso eliminar todas esas fotos y publicaciones y cambiar el estado de su relación. Sin embargo, es esencial para la curación a largo plazo. No querrá despertarse con los recuerdos de las celebraciones de su décimo aniversario de boda dos años después y terminar girando en la misma madriguera de dolor, angustia y pena.

5. Cambia el enfoque de tu ex a ti mismo

El divorcio y las redes sociales no tienen que convertirse en una mezcla letal de la que tengas que huir y esconderte. La conciencia emocional es la clave para resolver cualquier problema, ya sea en sus relaciones o en la vida en general. Descubrir cómo divorciarse en las redes sociales no es diferente.

En lugar de obsesionarte con lo que está haciendo tu ex, excitarte con todas esas publicaciones felices o encontrarte luchando por abstenerte de desahogarte en estas plataformas públicas, trabaja para identificar lo que quieres. Empodérate para lograr lo que quieras. Participe en actividades de cuidado personal, busque pasatiempos o pasiones, practique la atención plena para canalizar las emociones negativas en resultados positivos.

No importa cuán buena o mala sea una relación, cuando llega a su fin, seguramente te traerá dolor. En lugar de buscar un alivio temporal de ese dolor a través de los arrebatos de las redes sociales, reconócelo, abrázalo y trabaja para superarlo. Esa es la única forma en que podrá sanar y seguir adelante, si no mañana, dentro de un año.

Hasta que llegue allí, recuerde que la clave para manejar el divorcio y las redes sociales con aplomo y dignidad es establecer límites sobre cómo y en qué medida desea interactuar con las redes sociales y cómo desvincularse por completo cuando no está.

Podría resultarte de interés:  La Muerte De Un Matrimonio Y Ser Feliz Después De Un Divorcio
Subir