Dos décadas de noviazgo y aún esperando el amor

Índice

"¿Has experimentado el amor alguna vez? ¿Te ha dejado sin palabras? Ella pregunta.

La miro a los ojos y veo que mi amiga habla en serio. "No conozco otra sensación", digo.

"¿Entonces has experimentado el amor de esa manera?"

"No."

Parecía decepcionada. Un silencio se cierne entre nosotros como la niebla invernal en Lima. Después de un rato, mirando hacia el suelo, dice: "Ayer fui a un parque temático con unos amigos y nos subimos a una montaña rusa gigante. Tres veces. Después de que terminó el paseo, me sentí más viva y emocionada que nunca en mi vida. Como si la vida me exigiera nada menos que huir. Como si todo el mundo me invitara a explorarlo sin miedo, sin dudas, sin vacilaciones. Así es como me sentí".

El amor que escuchamos

Ella levantó la cabeza y me miró, asegurándose de que estaba escuchando. "Entonces me di cuenta de que nunca me había sentido tan viva en una relación, en ninguna relación que haya tenido hasta ahora", continuó. "Nunca me había sentido tan intensamente consciente de la vida, la vida, no como una carrera hacia el final, sino como una enorme promesa para uno mismo. Ninguno me había hecho sentir tan ilimitada y libre. Y me entristeció darme cuenta de que si el amor, la emoción más elevada de todas las emociones humanas, no me ha brindado una sensación superior a la de una montaña rusa, entonces todas mis relaciones pasadas han sido un fracaso. O tal vez, yo les he fallado. Y como no sé qué está mal ni por qué, nunca sabré cómo ni dónde encontrar el amor. Nunca encontraré ese amor inspirador, liberador del alma y afirmador de la vida que busco. Más de 20 años de citas, de convivencia, de relación... Hoy, todos ellos se pueden resumir en las desventuras de mi vida en vano".

Podría resultarte de interés:  8 consejos para disfrutar de ligues de una noche y tener un sexo increíble

Espero en silencio. ¿Hay más? ¿Tiene miedo? ¿Su futuro solo le depara una compañía sin amor? ¿O se marchitará como una solterona solitaria? Si yo fuera ella, tendría miedo en este momento. Pienso en aquellos que, como mi amiga, han encontrado el amor insatisfactorio. Aquellos que han optado por la siguiente mejor opción. A veces conscientemente, pero sobre todo inconscientemente.

Rompiendo corazones por todas partes

Oh, los muchos que buscan la pasión del amor en sucedáneos. ¿Como en el arte, la jardinería, las fiestas, el dinero, la fe, el poder, la moda...? ¿Son felices? ¿O es una emoción comprometida en ellos? ¿Encuentran, en raros momentos de autoconciencia lúcida, nubes pasajeras de tristeza sobre sus corazones? ¿Un copo de nieve como un sentimiento de pérdida y arrepentimiento revoloteando en sus almas? ¿Se sentirían un poco irreales diciéndole a otros que el amor romántico es un mito, una fantasía infantil? ¿Encuentran en los sucedáneos lo que los bebés encuentran en sus chupetes, nunca la verdadera experiencia pero lo suficientemente buena como para adormecer al usuario con una falsa creencia reconfortante?

Podría resultarte de interés:  ¿Qué buscan las mujeres en los hombres?

La ciencia moderna dice que el amor romántico es un deseo más poderoso que el sexo. Las personas que no tienen relaciones sexuales no se suicidan. Pero un gran porcentaje de amantes desafortunados sí lo hacen. Según las últimas estadísticas de suicidio del gobierno, la causa número 1 de suicidio en Latinoamérica es el amor romántico. Y la causa número 1 de suicidio es el doble de frecuente que la causa número 2 de suicidio: el desempleo. Recuerde que la lista incluye temas "reales" como la quiebra y el endeudamiento, la falta de oportunidades laborales, el fracaso en los exámenes y la pobreza.

Podría resultarte de interés:  Una cita con un gigoló… Confesiones de una viuda

Podemos entender que alguien sin dinero, sin comida, sin perspectivas y sin esperanza decida acabar con su vida. Pero no podemos comprender por qué alguien se suicida por algo que no parece más que un comportamiento ridículamente infantil. Es asombroso, de una manera perversa, ver cómo el amor romántico triunfa sobre el rasgo humano más poderoso: nuestro instinto de supervivencia. Nos dice algo sobre el amor. Algo esencial.

¿Y yo?

Me pregunto si alguna vez encontraré el amor. Experimentaré ese tipo de amor que transforma el alma, que la mayoría de nosotros considera real. Sin ilusiones ni optimismo ingenuo, encuentro esa pregunta extrañamente inquietante. Pero sé que seguiré manteniendo la esperanza. Y me encuentro identificado con el pensamiento que Henry David Thoreau nunca expresó: La mayoría de las personas llevan vidas de desesperación silenciosa y van a la tumba con la canción todavía dentro de ellas.

Subir