Equilibrando el Yin y el Yang dentro de cada uno de nosotros

Índice

Es posible que haya oído hablar del yin y el yang antes, pero ¿alguna vez se ha detenido a contemplar por qué este antiguo cuento chino todavía se considera una de las cosas más importantes que podemos aprender en nuestras vidas? El equilibrio yin yang que toda persona debe esforzarse por alcanzar a menudo conduce a una mayor armonía, una mejor conciencia de sí mismo y una mejor salud mental.

Debido a la sociedad acelerada en la que vivimos ahora, a menudo no tenemos mucho tiempo para reflexionar sobre nosotros mismos mientras estamos fuera de casa en nuestra búsqueda del amor. Pregúntate, ¿cuándo fue la última vez que hiciste un esfuerzo por amarte y conocerte? Un equilibrio yin-yang te ayuda a lograr precisamente eso.

Entonces, ¿qué significan el yin y el yang? ¿Cómo equilibrar el yin y el yang? ¿Ayudará siquiera? Averigüemos un poco más sobre este importante aspecto de nosotros mismos que tendemos a ignorar.

¿Qué significa Yin y Yang?

La filosofía yin yang es un antiguo concepto chino que nos dice que dos fuerzas aparentemente opuestas pueden en realidad estar interconectadas, ser interdependientes y complementarias. Las manifestaciones físicas del yin y el yang incluyen la vida y la muerte, el invierno y el verano, lo femenino y lo masculino.

La energía yin y yang se manifiesta en el universo que nos rodea y también dentro de nosotros mismos. En el antiguo texto chino titulado Tao Te Ching, escrito por Lao Tzu, el yin se describe como la fuerza femenina, misteriosa, receptiva y pasiva del universo. Por otro lado, el yang es la fuerza activa en el universo. Sin uno, el otro deja de existir.

Más comúnmente descrito como femenino frente a masculino, la presencia misma de la energía yin y yang nos dice que ambas fuerzas deben trabajar juntas para alcanzar la armonía completa y el amor incondicional, ya que uno no existe sin el otro.

Podría resultarte de interés:  Cómo te gusta que te mimen, según tu signo zodiacal

Es por eso que es imperativo tener un equilibrio de yin yang, ya que existe yang en cada yin y yin en cada yang. Incluso Carl Jung, el legendario psiquiatra suizo, creía que los hombres son "compensados" por su lado femenino subconsciente, al que llamó 'anima', y que las mujeres están equilibradas por su lado masculino subconsciente, al que se refirió como 'animus'.

La energía yin y yang dentro de cada uno de nosotros

'¡Oh, sí, la energía masculina y femenina en cada uno de nosotros!' exclamamos, asintiendo con conocimiento de causa ante la referencia a los conceptos chinos de Yin y Yang. Sin embargo, ¿cuántas personas hemos conocido o visto en las que las dos energías están sinergizadas, equilibradas? ¿Pensamos en nuestro propio Yin y Yang?

Toda la naturaleza está imbuida de energías bipolares, incluidos los humanos, y existe una tensión y una sinergia constantes entre los dos polos. Los textos taoístas enseñan que la naturaleza busca el equilibrio y la armonía entre estas fuerzas opuestas, estas polaridades en competencia. Si lo hacemos dentro de nosotros mismos, también podemos conocer una vida más plena, pacífica y productiva. Al hacerlo, también irradiamos tal equilibrio y armonía a nuestro alrededor.

El equilibrio yin yang en mí

A menudo me he preguntado acerca de las dos energías presentes en cada uno de nosotros. Sé que para amarte a ti mismo de verdad, debe haber un equilibrio entre el yin y el yang. Soy una mujer, plenamente consciente del Yin que hay en mí. ¿Honro la energía Yang en mí mismo? ¿Permitirle espacio? ¿O tal vez la verdadera pregunta sería si reconozco la existencia de este 'masculino' interior como una parte importante y natural de mí mismo?

No yo no. Porque significaría dar aire a lo poco femenino, lo varonil, lo apretado y lo integrado. Soy una mujer, el Yin, y debo seguir siéndolo. Soy un hombre, el Yang, y debo seguir siéndolo.

Esta internalización corre profundamente dentro de nosotros. Los límites están bien definidos en función de nuestro género. El mensaje es alto y claro: quédate a tu lado. Un hombre demasiado indulgente con su Yin es demasiado 'suave', un cobarde, sin control. Se arriesga al ridículo. Una mujer con demasiado Yang enloquecido no es una mujer; ella es un hombre en el cuerpo de una mujer! Apretado, calculador, seco. No juegues, quédate con lo que se nace es lo que nos dicen.

Podría resultarte de interés:  20 datos únicos e interesantes sobre las mujeres Acuario

Cuando fui testigo del yin y el yang de la vida

Nacemos con ambos y podemos permitirles jugar con un poco de conciencia, sin importar lo que nos hayan enseñado. Lo vi en Jacob y Rose, mis instructores en un retiro de yoga acrobático al que asistí recientemente. Llegó en oleadas, la realización, lo que había estado rechazando por dentro, consciente o inconscientemente.

Rose era Yin cuando asintió suavemente y nos dio espacio para luchar contra nuestros propios miedos con las posiciones que desafían la gravedad en las que acabamos de fallar. Ella era Yang cuando nos preguntó con delicadeza pero con firmeza: "¿Te gustaría ir de nuevo?" Inherente a su tono estaba la falta de una opción.

Ella era Yin cuando se balanceaba con la música pidiéndonos cerrar los ojos, dejar el cuerpo libre y fluir con el movimiento que la música nos pedía. Era Yang cuando basaba a un hombre, que pesaba el doble de su peso, sobre sus pies y usaba los músculos de sus muslos y técnicas acrobáticas para hacerlo volar encima de ella.

Jacob, nuestro instructor masculino, era Yang cuando, como una roca debajo de Rose, demostró la técnica de cómo ser la base fuerte para volar una y otra vez. Como Yang, tenía el control total, hombres voladores seis pulgadas más altos que él, mucho más pesados, dándoles la confianza para levantarse contra la gravedad con solo los brazos o los músculos de los muslos de Jacob como apoyo.

Él era Yang cuando enumeró para nosotros pasos claramente definidos, un bloque tras otro, para alcanzar las posiciones de vuelo aparentemente imposibles. Era Yin cuando se hacía cargo de su guitarra por las noches y cantaba evangelios siguiendo nuestra pista. Sus dedos rasguearon suavemente el instrumento mientras sus cejas caían en completa rendición.

Podría resultarte de interés:  ¿Quién sería tu mejor amigo según tu signo zodiacal?

El vivir del yin y el yang

Como viste con Jacob y Rose, el equilibrio del yin y el yang conduce a la armonía dentro de uno mismo, la claridad de las decisiones y una confianza que solo surge de estar en paz contigo mismo. Yin yang, el bien y el mal, la noche y el día, todos van de la mano. No se puede ser rígido con uno y ajeno al otro.

Fue un placer ver las fuerzas bipolares de Jacob y Rose tan bellamente unidas en cada uno. El Yin y el Yang en cada uno se alternan y complementan: crear y liberar, construir y destruir, formar y deformar solo para volver a formar. En cada uno, vi el todo, el Yin y el Yang, la Luna y el Sol, lo femenino y lo masculino.

¿De ahí viene la paz y la no necesidad? Quizás estamos buscando nuestras partes perdidas en el lugar equivocado, quizás está dentro de nosotros. En cuánto Yang resistimos, cuánto Yin alentamos, o viceversa. Piensa en tu propio Yin y Yang. Pregúntese: ¿están sinergizados? ¿Qué tan bien equilibrados están? Si no, ¿cuál necesita más espacio?

preguntas frecuentes

1. ¿Cuáles son las cualidades del yin y el yang?

Las cualidades del yin y el yang difieren sobre el papel, pero en sus manifestaciones físicas van de la mano. Las cualidades del yin, lo femenino, son paz, relajación, oscuridad, pasividad, satisfacción. Yang, el macho, está asociado con cualidades como la actividad, el fuego, el verano, la extroversión.

2. ¿Qué sucede si el yin y el yang están desequilibrados?

En la medicina china antigua, se cree que un desequilibrio de la energía yin y yang puede causar enfermedades y dolencias graves. En psicología, un desequilibrio de yin y yang se refiere a no estar en paz contigo mismo y no sentirte cómodo contigo mismo.

Subir