Esto es lo que los hombres quieren en el dormitorio, ¡y no, no es lo que piensas!

Hay un adagio común que los hombres aman por sexo, mientras que las mujeres tienen sexo por amor. La diferencia en cómo ambos géneros perciben el sexo es crucial para comprender las necesidades y los deseos de su pareja. Los hombres son fácilmente encerrados en camisas de fuerza como guiados únicamente por el sexo o siempre iniciándolo, ya sea que su pareja lo quiera o no. Si bien esto puede ser cierto a veces, los hombres modernos buscan una experiencia sexual completa para ellos y su pareja. Algo que los acercará y fortalecerá sus lazos.

En las relaciones íntimas, la comunicación y la confianza son fundamentales para lograr una conexión profunda. A menudo, las parejas encuentran desafíos en el dormitorio debido a la falta de comunicación abierta sobre sus deseos y necesidades. Es esencial que ambos miembros de la pareja se sientan libres para expresar lo que desean y cómo desean experimentar el placer. Esto no se trata de género, sino de construir una intimidad mutuamente satisfactoria. Aprender a iniciar el juego previo y explorar nuevas aventuras juntos puede fortalecer la conexión emocional y física entre los compañeros. La clave es la igualdad y el respeto mutuo en el dormitorio, sin importar quién tome la iniciativa. Cuando ambos se sienten valorados y escuchados, la satisfacción en la intimidad puede florecer.

Podría resultarte de interés:  Una Jaula de Deseos: Un refrescante relato de los anhelos de una mujer

¿Siente que es capaz de satisfacerte? ¿Está alentando sus esfuerzos para asegurarse de que usted también la pase bien? Recuerda, él cree que es el proveedor, incluso en la cama. Y que es su deber velar por que seas feliz. Así que hágale saber si está haciendo un buen trabajo.

Si hay algo que está haciendo incorrectamente o algo que se está perdiendo, debe informarle. Los hombres no son tan expertos en tomar pistas y adivinar. Solo lo dejará frustrado al final. Mantenga todos los canales de comunicación abiertos y sea franco con él. No hay vergüenza en discutir tus deseos o aprensiones con el hombre que amas. Pero hazlo en el momento adecuado y de forma positiva. No cuando está cansado. O incluso si el juego previo ha comenzado.

Podría resultarte de interés:  Su Esposa Tenía Malos Hábitos De Higiene Que Condujeron Al Divorcio
dile si se está perdiendo algo
Dile si se está perdiendo algo.

A menos que sea algo que realmente necesites compartir, guárdalo para una conversación romántica en la que ambos puedan discutir sus gustos y disgustos, sin degradar a la otra persona. Si eres negativo, solo estarás insultándolo y puede que pierda interés en el sexo. Además, discuta los problemas en los que sabe que él puede trabajar. Comentar negativamente sobre su cuerpo lo hará retroceder. Si aprecia el esfuerzo que está haciendo y lo guía en la dirección correcta, ambos lo pasarán mucho mejor en la cama. Esto, a su vez, conducirá a una relación satisfactoria.

Una cosa muy importante que muchas mujeres olvidan es separar el dormitorio del resto de sus vidas. No traigas tus problemas cotidianos ahí. Es un lugar para conectarnos unos con otros y olvidarnos del mundo. El trabajo, los hijos, los suegros, todo puede ser discutido fuera del dormitorio.

Podría resultarte de interés:  El divorcio nos dio la oportunidad de disfrutar de nuestra vida sexual
No traigas problemas a la cama.
No traigas problemas a la cama.

Al final, se trata de ser tú mismo frente a tu hombre y compartir tus sentimientos con él. Haz que se sienta tan querido como él te hace sentir a ti. Ayúdalo a hacer que la experiencia sea increíble para ambos. Y deje que el sexo sea un refugio de las batallas diarias de la vida que ustedes dos pueden estar peleando, con el mundo o entre sí. No sea tímido para explorar cosas nuevas o trazar la línea cuando sea necesario, ya que es un proceso de aprendizaje constante para ambos. Un viaje exclusivo para ti y para la persona que amas.

Subir