Mi prometida me enseñó a superar el pasado

Índice

Una relación puede convertirse en una parte integral de tu ser. Pones todo tu tiempo, esfuerzo y todo el amor que puedes en otra persona mientras ves que tu relación se convierte en algo más grande: matrimonio, hijos y un futuro juntos. Pero todo eso se derrumba cuando la otra persona rompe inesperadamente las cosas.

¿Cómo salir del pasado? ¿Cómo puedes estar bien después de la angustia y la agitación interna de una ruptura? Estas preguntas pueden dar vueltas en tu cabeza. Dejar atrás las relaciones pasadas parece imposible, pero en realidad no lo es. Allá afuera hay amor para ti, hay personas y oportunidades, lo único que tienes que hacer es salir de tu caparazón y vivir la mejor versión de tu vida.

Cómo superar el pasado y seguir adelante

Comprender cómo superar el pasado es una parte esencial de la curación del dolor de la angustia. Reprimir tus sentimientos y poner cara de valiente no es avanzar. Dejar atrás las relaciones pasadas implica darse tiempo para procesar la ruptura, descubrir formas de lidiar con el desamor y volver a ser feliz de verdad.

No descartes la posibilidad de que puedas volver a encontrar el amor. Y cuando encuentre a alguien especial después de una ruptura difícil, no lo aleje. Esa es la lección más importante para aprender a dejar atrás el pasado.

Me enamore de la mujer mas hermosa

No creo en el karma ni en el destino, pero sucedieron algunas cosas que iban en contra de mi creencia en las semanas posteriores a mi compromiso. Era principios de 2015. Aquí estábamos, Sharon y yo, disfrutando de la gloria de estar comprometidos el uno con el otro, saliendo al cine, a parques y restaurantes, cuando quisiéramos.

Nuestras familias eran felices y no intrusivas, ya que había una firmeza inquebrantable en nosotros... en nuestra unión. He sido un chico sureño durante décadas y ella vino de la costa oeste. Yo leía literatura seria y a ella le encantaba la telerrealidad.

Diferíamos en muchas cosas: cocina, películas, música y sentido de la moda. Incluso nuestras relaciones pasadas eran de naturalezas totalmente opuestas. Pero algo nos unió. Encontré todas estas diferencias fascinantes y enriquecedoras, por mucho que discutiéramos. Fue un período de dicha salpicado de lindos encuentros y conversaciones que continuaron en línea.

Podría resultarte de interés:  ¿Qué nos dicen las últimas palabras de los moribundos sobre sus vidas?

Una pequeña historia de fondo

El flujo agradable se vio sacudido un día: cuando ella fue a quedarse temporalmente en el antiguo departamento de sus padres en cierto suburbio. Me sorprendió leer la dirección, porque estaba a tiro de piedra del lugar que más temía, donde ocurrió la angustia más grande de mi vida. Abrió un espacio embotellado durante mucho tiempo en mi corazón que quería olvidar.

¿Por qué este lugar otra vez, y por qué yo? Había estado aprendiendo a dejar ir y seguir adelante, pero esto parecía como si estuviera regresando al punto de partida después de todo el progreso que había logrado después de tantos años.

Corte a enero de 2010. Mi romance universitario de cuatro años ya se había agriado en gran medida. Mucha agua había pasado bajo el puente, pero el romance universitario de larga distancia turbio, vertiginoso y cargado de hormonas se había metido en aguas turbulentas, se escurría y se detenía por completo, esperando el cierre. Era una situación de 'persona correcta en el momento equivocado'.

Solo diré que tuvimos una pelea y nuestras familias se involucraron. Ella, claramente con pensamientos de estudiar en el extranjero, se había puesto del lado de su padre a regañadientes. Su papá estaba absolutamente en contra de que nos juntáramos, debido a la incompatibilidad.

Cómo superar el pasado
Siempre me había resultado difícil dejarlo ir y seguir adelante.

Mi salud mental se deterioró

Todo terminó una noche cuando se resolvió una pelea desagradable entre nosotros en su casa, yo llorando dentro de un taxi, mi hermana a mi lado y mis padres acurrucados en su piso de arriba para asegurar un aislamiento total entre nosotros dos. Lo que siguió fueron dos años de intensa depresión.

Tuve un par de días malos de pensamientos suicidas, caminando hacia un tren veloz, solo para salirme de las vías en el último segundo, con el corazón acelerado. Algo me decía que había vida por delante y que no merecía este sufrimiento y tenía que levantarme.

Un psiquiatra le recetó Prozac. Otro le recetó Zoloft. Sumariamente me negué a tomar cualquiera de los dos. Un consejero psicológico me pidió que cerrara los ojos y me dijo: “Imagina... Imagina que todo tu dolor ahora está saliendo de tus oídos como humo negro... Como un automóvil arroja gases de diesel...” Me reí y dije: “Si tan solo pudiera funcionar así”. camino. Gracias por su tiempo señora, tengo que irme ahora.”

Podría resultarte de interés:  Después de la muerte de mi abuela, descubrí quién soy

Intenté la meditación, pero no ayudó. Parecía que la vida estaba más allá de la reparación y nunca podría redimirme ni de mi pecado ni de mi dolor. A veces busqué venganza. En otros, busqué el perdón. Luego hubo momentos, solo deseaba que una máquina del tiempo regresara y arreglara todo. Simplemente no sabía cómo dejar ir las relaciones pasadas.

acepté casarme

La espiritualidad no ayudó. Encontré el asesoramiento incómodo, incapaz, demasiado profesional o simplemente horrible. Viajar ayudó. Los amigos ayudaron. Escribir ayudó. Fue un proceso de cinco años en el que logré superar la depresión y, finalmente, me encontré lista para una nueva relación.

Nos conectamos en línea y pronto comenzamos a hablar por teléfono. Nos unimos a través de conversaciones, sobre cualquier cosa, desde programas de televisión hasta destinos de viaje. Finalmente nos encontramos en Chicago, donde la visité, vestida con cuatro capas de ropa y todavía sintiéndome miserable.

Recuerdo que nos chocamos los puños con sonrisas de satisfacción cuando mi tren salió traqueteando de la plataforma ferroviaria de Chicago, mientras sus padres y su hermano se paraban un poco más lejos, sonriéndome. El calor se extendió por todo mi corazón cuando me despedí.

Después del compromiso, se quedó conmigo. Tuvimos tiempo para reunirnos y hablar entre nosotros. La encontré fascinante, infantil y madura, todo al mismo tiempo. Probablemente porque fue una niña mimada durante sus años en Chicago y una estudiante independiente que vivió sola con su abuela en Texas durante los cinco años de universidad.

Si bien el núcleo de su naturaleza tímida e infantil era entrañable, su exterior maduro y la forma en que manejaba la vida eran tranquilizadores. Ella siempre supo ser la madura en una pelea. Me enamoré de. ella también lo hizo Finalmente había aprendido a dejar atrás el pasado.

Todo volvió a mí

Cómo dejar ir y seguir adelante

Entonces, aquí estaba yo, en 2015, recién comprometida. Tenía un dolor persistente en mi corazón cuando salí a la calle después de cinco largos años, la misma calle donde enfrenté la angustia más grande de mi vida, con los miembros de mi familia a mi lado.

Podría resultarte de interés:  9 maneras de arreglar una relación después de que se rompe la confianza

Ahora, tenía ganas de contárselo todo antes de casarnos. Fuimos a la terraza, y nos sentamos, bajo la luna. Le conté todo sobre mi pasado: remordimientos, culpa, depresión y resurgimiento, toda la historia. Le conté todo sobre mis luchas para dejar atrás las relaciones pasadas, particularmente la última.

Siguió escuchando pacientemente, y solo tenía esto para decir: “¡Duh! ¿Es esto siquiera una historia para contar? ¡Supéralo ya, es ridículo sufrir tanto!” Sólo estas palabras, cara de póquer. Y luego, después de un tiempo, frunció el ceño: ¡por qué tanto alboroto!

yo estaba sacudido Entendí lo ridículamente tonto que debo haber sonado cuando hablé de mi pasado como si todo hubiera sucedido esta mañana. Entendí lo que se necesita para poner el pasado donde debería estar: en los anales de la historia. Comprendí que odiar la idea de visitar un barrio, aunque humano, era ridículamente tonto.

A partir de esa noche, hablamos más que nunca, sobre muchas otras cosas. Tenía este fuerte sentimiento cimentado en mi corazón esa noche de que ella era la indicada para mí. El choque de puños en la estación de tren fue el motor de arranque. Esta reacción de ella hacia mi pasado es lo que lo selló.

Cada día aprendo algo nuevo de ella. Ese día me enseñó a dejar de tomarme la vida tan en serio y empezar a vivirla a mi manera. Ella me enseñó que mi felicidad está en mis propias manos. Solo yo puedo tomar el control de mi vida.

preguntas frecuentes

1. ¿Por qué no puedo dejar de pensar en el pasado?

Tiene dificultad para dejar ir las cosas. Aceptar la situación y aceptar las consecuencias. El mundo seguirá adelante, pero tú permanecerás estancado en el mismo lugar si no te haces cargo de tu propia vida.

2. ¿Por qué es tan importante dejar ir?

La vida está en constante cambio. A menos que nos adaptemos a los cambios, seremos engreídos y miserables, sintiéndonos siempre sin esperanza de que el amor nunca nos encontrará de nuevo. Hasta que te sueltes, ¿cómo esperas encontrar a alguien nuevo?

Subir