My Blog Extraños bajo un mismo techo, su historia de amor comenzó después de tres años de matrimonio

Estudiando minuciosamente los archivos durante largas horas, encontrando en ellos los errores de mis subordinados, experimenté una inmensa satisfacción. Siempre me llenó de un secreto orgullo que ninguna decisión en mi departamento en esta gran casa corporativa se tomó sin mi consentimiento. Cada vez que mis colegas y subordinados me alababan, tenía una expresión impasible aunque mi corazón se hinchaba de orgullo.

Pasar largas horas en la oficina estaba bien justificado y ninguno de mis colegas sabía que había otra razón secreta por la cual este Gerente Senior dinámico y bien parecido prefería pasar menos tiempo en casa.

Ahora tenía treinta y tantos años y el gran piso 3BHK que poseía solo lo compartía mi esposa, Arpita. La semana posterior a nuestro matrimonio completaría tres años, pero a menudo me preguntaba si realmente conocía a esa mujer delgada, de aspecto atractivo y con gafas.

El nuestro fue un matrimonio concertado y le presenté a Arpita a las esposas de mis colegas y la incité a que siguiera de compras con ellas. Siempre le pedí que frecuentara restaurantes caros con ellos. Quería que estuviera en sintonía con las esposas de mis colegas y mayores. Pero todos mis esfuerzos se encontraron con un fracaso abyecto.

Podría resultarte de interés:  ¿Sabías que tu elección de pareja puede hacer o deshacer tu carrera?

Encontró los temas que otras mujeres de su edad discutían, completamente mundanos. Ella preferiría bocadillos ordinarios Udipí hoteles a lujosos restaurantes.

Sinceramente quería que ella entendiera que su marido estaba muy bien y que ella era libre de despilfarrar el dinero. En secreto, sentía que darle a mi cónyuge la libertad de gastar más y más dinero haría que me tuviera en alta estima. Pero Arpita me demostró que estaba equivocado. Si alguna vez gastó dinero, fue en comprar libros de segunda mano y DVD de música clásica de los vendedores de DVD al borde de la carretera.

Atribuí su estilo de vida queer a su educación típica de clase media. A veces le insinuaba lo mismo con un comentario cáustico, pero ella ignoraba mi aguijón con una sonrisa tranquila. En secreto, me molestaba que ella no se diera cuenta de mi éxito profesional. Nunca se me había ocurrido que pudiera haber algo que valiera la pena aprender sobre ella.

Pero la vida siempre llega con su paquete sorpresa cuando menos preparados estamos.

Una tarde, cuando estaba en la oficina, de repente Amitesh, mi amigo y colega, irrumpió en mi habitación con una publicación periódica.

Podría resultarte de interés:  Estas 9 reglas para un matrimonio feliz te harán decir "¿Eso es todo?"

historia de amor

Hermosa pareja amorosa

"¿Es Bhabhi?" me preguntó directamente, manteniendo el periódico abierto frente a mí. ¡Era una historia de ficción de Arpita Bhadhuri! Sin una palabra, leí algunos párrafos de la historia y supe que el autor no era otro que mi esposa.

"Sí, es ella", le dije a Amitesh lentamente.

“Gran hombre, nunca nos has dicho que bhabhi es tan talentoso. Es un periódico tan prestigioso. Ser publicado en él es un gran honor”.

Después de que Amitesh se fue, leí la historia minuciosamente con una profunda sensación de agitación en mi corazón.

La historia trataba de una mujer que disfrutaba de su soledad con los pájaros a los que ofrecía agua y migas de comida en el alféizar de la ventana y con las plantitas que crecían en las macetas de barro de la galería de su piso. Nunca se me había ocurrido que durante el día, mientras estaba ocupado en la oficina, muy a menudo pequeños gorriones entraban en nuestra habitación, se posaban cómodamente en su palma y comían granos de ella.

Podría resultarte de interés:  Por qué los hombres tienen dificultad para expresar emociones

Estaba más allá de mí imaginar que una mujer pudiera cuidar y regar las plantas con tanto amor como si fueran sus propios hijos. Su dominio del idioma y su habilidad para escribir me convencieron de que había estado escribiendo durante un tiempo.

Después de leer la historia dos veces me quedé en silencio durante mucho tiempo. Perdido en el laberinto del engreimiento y el ego nunca me había molestado en entender a Aprita mientras ella seguía creciendo a su manera.

Sin más dilación dejé el cargo, más temprano que de costumbre.

 

Al llegar a casa la encontré de pie junto a la ventana, mirando la puesta de sol con gracia.

“Prepárate, iremos de compras hoy”, le dije directamente.

“Pero no quiero nada de un centro comercial”, respondió ella.

“Ningún centro comercial, iremos a buscar tantos libros de segunda mano como quieras. Esas son nuestras compras de hoy,” le sonreí.

De inmediato sus ojos brillaron de alegría.

Unos quince minutos más tarde, cuando nos íbamos, tomados de la mano, me despedí definitivamente de mis más fieles compañeros, el ego masculino y la sutil arrogancia.

Subir