My Blog Problemas de imagen corporal gay derivados del miedo a no ser amado

Índice

Fue un amigo quien me dijo que si alguna vez escribiera un libro, la primera línea sería el protagonista hablando de sí mismo frente a su terapeuta: “Puedes verme como una idea, una hipótesis, un postulado, pero tal vez no como un cuerpo, no me gusta mucho. Le pregunté si por casualidad este personaje en su cabeza era gay y si sufría problemas de imagen corporal gay. Me miró sorprendido y me preguntó si podía leer la mente. Mientras me reía, me di cuenta de lo que este amigo escritor intentaba abordar inconscientemente.

El problema de la imagen corporal LGBT

Cuando era adolescente, me preguntaba cómo todas las mañanas, después de su baño, mi padre podía salir tan cómodamente del baño con solo una toalla enrollada alrededor de la cintura. Me resultó muy difícil salir del baño sin camisa. Yo llevaría una toalla extra o una camiseta. Durante mucho tiempo no pude entenderlo. Solo cuando entré en mi primera relación con un hombre me di cuenta de que en realidad tenía que apagar la luz antes de poder quitarme la ropa y hacer el amor. Fue entonces cuando me di cuenta de que sufría graves problemas de imagen corporal gay y que tal vez incluso sufría un trastorno dismórfico corporal.

¿Tengo que parecer una modelo? ¿Tengo que publicar una cantidad interminable de selfies o tengo músculos abultados? – Waseem Imam Saheb

Este nerviosismo acerca de cómo me veía desnuda frente a mi amante no es exclusivo de mí. Los hombres y la imagen corporal tienen una larga cita. Descubrí que compartía esta ansiedad con muchos de mis clientes homosexuales. Muchos de ellos me dirían que existe una necesidad apremiante, casi una compulsión de parecerse a cierto tipo. “A mi novio no le gustan los osos, solo le gustan los jovencitos, pero yo soy gorda y peluda, ¿qué hago?” O “No tengo pelo en absoluto y el chico con el que estoy saliendo me ha dicho en varias ocasiones que no le gusta acostarse con hombres del sur de Asia. Estoy tan nervioso." Estos estereotipos sobre el cuerpo gay están muy extendidos y son la causa de que muchos hombres se pierdan.

Las redes sociales juegan un papel importante en la vergüenza gay

Se ha observado que las aplicaciones de citas de las redes sociales acentúan estas ideas de cómo uno debe verse para ser atractivo. Hay tragamonedas específicas: deportistas, jovencitos, papás, peludos, etc. en aplicaciones como Grindr, Hornet y Planet Romeo que clasifican a los hombres según su tipo de cuerpo. Los hombres en estas aplicaciones que buscan amor, intimidad o sexo son víctimas de supuestas nociones de rechazo solo porque la mayoría de las veces no encajan.

Es bien sabido que las identidades se producen y realizan a través de nuestros cuerpos. Y estas identidades están profundamente ligadas a apoyar o desafiar la percepción que uno tiene de sí mismo.

hombres e imagen corporal
Un hombre y su imagen corporal gay parten de saber que son diferentes y no aceptados por lo que son.

Una percepción distorsionada de la imagen corporal gay

Para los hombres homosexuales, tal procedimiento de desarrollo (y sus efectos) es aún más pronunciado. De hecho, la imagen corporal y la sexualidad están entrelazadas. Crecen con una extrema falta de intimidad y un arraigado miedo al rechazo. Su propio reconocimiento de su sexualidad surge inicialmente como la comprensión de que son 'diferentes'. Esto es seguido por una desesperación por descifrar esta diferencia.

Pero cuando lo hacen, vuelven a estar en guerra consigo mismos al aceptar quiénes son, convirtiendo a su vez sus vidas y relaciones con sus parejas en una forma de buscar validación. La positividad del cuerpo gay simplemente se hunde y estos hombres se sienten impotentes y en una pelea con quienes son.

lgbtq

Hace dos años, un colega que resultó ser psicólogo me confió lo culpable que se sentía por dejar a su pareja, el tipo de culpa que podría matar a alguien. Al investigar más, me dijo que la culpa no se debía al hecho de que estaba rompiendo y dejando sola a su pareja. Se trataba del hecho de que a pesar de que lo amaba, mi colega nunca pudo sentir ninguna atracción mutua entre ellos. Simplemente no se sentía atraído sexualmente por él.

Lamentó lo superficial que lo hacía sentir sobre sí mismo. Le dije que ser erudito y teóricamente consciente es muy diferente de cómo reaccionan y responden nuestros cuerpos. “Puedes estar intelectualmente informado, espiritualmente iluminado o incluso emocionalmente considerado con los demás, pero no debes olvidar que todavía estás dentro del cuerpo y lidias con un mundo exterior que te arroja abundantes estereotipos corporales homosexuales”.

El miedo es la causa principal

Neale Donald Walsch, en su libro Conversaciones con Dios, dijo que lo opuesto al amor no es el odio. Lo opuesto al amor es el miedo. El primer temor es: "¿Me amará él también?" Y si una relación comienza con la premisa de tal miedo, invariablemente encontrará espacio para manifestarse, lo que conducirá a las consecuencias. En esencia, esta puede ser una de las razones principales por las que la idea de soledad y de estar enamorado es mucho más pronunciada entre la población LGBTQ, lo que conduce a más problemas de imagen corporal de los hombres homosexuales.

Lo cual, de nuevo, no es su culpa en absoluto. Pero me hace preguntarme, si alguna vez habrá un momento en que, como sociedad y especie, ya no nos esforzaremos por normalizar nada ni a nadie y practicaremos la positividad gay para hacer que una sección completa de una población se sienta aceptada. Todo lo que hacemos es flotar conceptos erróneos sobre las personas homosexuales y traumatizarlos aún más con nuestro desprecio por sus elecciones. ¿Si alguna vez habrá un momento en el que ya no necesitemos identificarnos a nosotros mismos ni a los demás como diferentes unos de otros? La imagen corporal y la sexualidad son cosas que deben celebrarse en lugar de oponerse entre sí.

Podría resultarte de interés:  ¿Qué piensan los hombres de las mujeres que dan el primer paso?
Subir